martes, noviembre 06, 2007

Ni tanto ni tan calvo

Nuevamente empiezo lo que no acabo, y sueño con acabar lo que nunca empezaré. Cada vez me siento más coartada a la hora de escribir mi blog, cada vez con menos razón, pues mi desidia ha llegado a mis lectores, que evidentemente se han hartado de entrar sin ver novedades.

En este momento escribo este texto sin estar segura de que recordaré mi contraseña para poder colgarlo. Lo que quiere decir además de que ha pasado mucho tiempo, que ando algo gilipollas.

El caso es que a veces me planteo si soy yo la gilipollas, o realmente el mundo se esta volviendo loco. Ayer mientras comía vi ese anuncio que había visto hacía tiempo en el metro, pero nunca por la tele. Una “mujer-joven-moderna-independiente-superliberal” sentada y apoyada sobre una pared con cara de yosiquemolo y soylamásvaliente dice algo así como “no me merecía que me mirase así, así que me he ido, lo he dejado y ya no sufro” y sonríe orgullosa. Y luego el cartelón en contra de la violencia de genero y toda la leche. Pero vamos a ver… si mirar mal es violencia de género que me encierren ya. Lo que tampoco se puede hacer y menos en este país nuestro de aborregados seguidores de masas es pasar con esa libertad, del ser quemado vivo, al puñetazo, del puñetazo al insulto o al empujoncete y de ahí a mirar mal, que es lo siguiente? “no me merecía que se le cayese el pelo, así que le he dejado, ahora ya no tengo un marido calvorota”

Esa libertad me horroriza y cuando oigo a la gente hablar de malos tratos me da grima. Los telediarios, los programas de sucesos y los comentaristas televisivos influyentes entre mujeres de cierta edad, o de no tan cierta, vease… Rosa Villacastin, Teresa Viejo, o … María Patiño? Están consiguiendo que un feminismo irracional se apodere de los cerebros más jóvenes del país, y también de los más resentidos. Están en definitiva consiguiendo mujeres a la defensiva, hombres que reciben las contestaciones que en su momento no recibieron sus padres o incluso sus abuelos, semihombres a los que se mira mal, y a los que incluso se da alguna ostieja. Una mezcla explosiva para si mismos entre el machito que nunca admitirá estar siendo agredido y el cobardica que vive con una fiera educada en el odio generalizado al hombre porque si, porque algunos pegan.

Ahora mirad a vuestro alrededor, mirad en los autobuses, en el metro, en las cenas familiares, y fijaos bien quién maltrata más con la mirada… porque las patadas por los bajini no las vais a percibir tan fácil.

7 Comments:

Anonymous Fronchy said...

Me alegro de leerte de nuevo, se te echaba de menos!

4:38 p. m.  
Anonymous duendemadrid said...

Me alegro hasta yo de que hayas vuelto por aki y eso que no era de los asiduos lectores y este es mi primer comentario.

Un besote

11:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo que están consiguiendo algunos es armarnos de recursos para saber como maltratar en condiciones....es decir no hay mejor fórmula que ler la TV para ser "el perfecto maltratador, la perfecta anoréxica, el perfecto personaje desalmado, etc, etc, etc..."
Pero una cosa si me dieran a elegir, prefiero una patadita que una mala mirada o una palabra fuera de contexto, a la primera respondería a las segundas es probable que me quedara como un témpano.
Besitos gitana

6:41 p. m.  
Blogger reve said...

¿Qué te digo, rubia?
Es complicado tratar el tema y no ver a lo lejos que empiezan a preparar la piedras, eh?
Lo primero que me alegro de verte de vuelta, claro...

Lo segundo... que me da pena. Que creo que un paso fundamental en el error fue dividir la violencia en tipos, qué es eso de violencia de género? La violencia es lo que es, entre dos hombre, entre dos mujeres y en cualquier combinación.
Si yo te parto la cara por mirarme mal, primero, seré una bakala pastillera de tres al cuarto, y segundo, ningún juez me daría la razón por haber actuado en "Defensa propia". No, una mala mirada no es violencia, bajo ningún concepto. Y si no que le pregunten a mi compi sobre mis miradas cuando viene a despertarme...
Y sin embargo no deja de ser cierto el dolor terrible que puede producir en según qué situación.(Y tú eres psicóloga, y lo sabes de sobra).

10:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Viva delfin quishpe, la tigresa del oriente y las terremoto del perú!

3:59 p. m.  
Blogger Nacho said...

Rebienvenida!

6:15 p. m.  
OpenID m-mago said...

Me parece muy interesante eso que dices, lo había intuido varias veces pero nunca había llegado a asimilarlo.

De todas maneras, ¿donde puedo encontrar ese anuncio del que hablas?

9:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home